Mousse de Fresa

Esta receta es mucho más rápida si se hace en Thermomix, que aunque no todo el mundo la tiene, desde que hemos entrado en este mundo me sorprende la cantidad de gente que si la tiene en casa.

Se puede hacer con fresas frescas en temporada o fuera de ella si las hemos congelado ya quitadas el tallo, lavadas y peladas, si hacemos esto y tenemos espacio podemos alargar la temporada de fresas.

Con ellas congeladas se pueden hacer unos batidos geniales.

INGREDIENTES

300g de fresas

2 claras de huevo

100g de azucar de caña o panela (para que por lo menos aporte nutrientes ya que el blanco ha perdido, tras el proceso de re
finado, todos los nutrientes del azucar)P1030760

PREPARACIÓN

Para realizar esta receta, es necesario disponer de Thermomix, ya que vamos a trabajar directamente con las fresas congeladas. En la segunda parte os pondre la preparación para no tener Thermomix, algo más larga y laboriosa.

En primer lugar vamos a triturar el azúcar para que se mezcle mejor con las fresas y el huevo y no quede una textura desagradable al comer. Para ello programamos 1 minuto a velocidad progresiva 5 -10

A continuación incorporamos las fresas congeladas que habremos sacado unos minutos antes del congelador y las trituramos junto con el azúcar glass. Programar 1 minuto a velocidad progresiva 5 – 10 hasta que se vea la mezcla uniforme y fina.

Finalizaremos poniendo el accesorio “mariposa” y bajamos la mezcla de lo alto de las paredes del vaso de la Thermomix con ayuda de una espátula. Añadimos las claras de huevo y programamos 2 minutos a velocidad 3 .

En 5 minutos tenemos esta estupenda Mousse de fresa, la decoramos con trozos de fresa y unas virutas de chocolate si queréis decorar.

—–

Sin thermomix

Se usan los mismos ingredientes, salvo que el azucar deberá ser glass.

Se cogen las claras de huevo y se baten hasta el punto de nieve. En otro tarro batimos las fresas y el azucar y se incorpora a las claras de huevo. Se mezcla todo bien y despacito con una espátula para que no se bajen las claras.

Las claras se pueden batir a punto de nieve con un accesorio que tienen las batidoras o a mano  por eso es algo más laborioso.

Pero es tan simple y sabroso que merece la pena hacerlo y sorprender en una comida familiar o entre amigos.